© 2019 por @panchogarciaec. 

  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
Posts Destacados 

LA IMPRUDENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA

Estábamos en la reunión de un Comité Empresarial con varios Gerentes, revisando el plan de cómo mejorar las habilidades personales y profesionales de sus colaboradores, específicamente de algunos mandos medios. Estuvimos un par de horas y ya estábamos de acuerdo en el método, los tiempos y la colaboración que cada uno de ellos tenía que dar, tanto en cronograma, como en la participación activa juntos a sus pupilos para lo lograr los objetivos planteados. De repente llega el Gerente General, quien se encontraba fuera de la oficina por una reunión de trabajo y que había dejado todo en manos de la Gerente de Talento Humano y del Contralor de la Empresa. Al parecer al Gerente General, no le había ido tan bien en la reunión que había tenido, porque desde que llego, se notó su cansancio y su mala cara para con todos los presentes. El hombre sin hablar, ya había transmitido negatividad al equipo, lo que los desarmo por completo. El Gerente se sentó y empezó a hacer preguntas, sobre si iban a tener tiempo real para todo esto, y se dirigía no de manera grupal, sino de manera específica, con preguntas más o menos así: ¿Te parece Juan ( Gerente de Operaciones) que tú tienes tiempo para esto, sabiendo que la operación de la empresa necesita que trabajemos hasta los Sábados?; otra más o menos así: ¿Te parece Ana ( Gerente de Marketing) que vas a tener a tu gente con tiempo para este tema, cuando tenemos varias campañas encima para los nuevos productos? y de lo que iba de los primeros 10 minutos de esa entrada que no esperábamos al menos en ese momento, las respuestas se dieron en base a lo que el Gerente General quería escuchar, sin embargo y para sorpresa de todos, ingreso  a los 15 minutos el Presidente del Directorio que venía a visitar al Gerente General por un tema puntual. Al ingresar a la reunión se dio cuenta que todos estaban con cara de miedo y que existía presión en el ambiente y al momento consulto de que tema estaban tratando, y por su puesto el Gerente General respondió diciendo: Acabo de llegar unos minutos antes que tú, y veo que mis Gerentes están perdiendo el tiempo en cosas que por ahora no se pueden hacer. El Presidente hizo silencio y les consulto a los presentes: Me pueden decir de manera sencilla de que se trata el tema y yo levante la mano y explique que estábamos armando un plan para el desarrollo de habilidades con la intención de generar un impacto organizacional positivo tanto en actitud como en mejora de las decisiones profesionales para lograr los objetivos de la Empresa. En ese momento todo el Mundo entro en un profundo silencio, porque sabían que existían diferencias entre el Presidente del Directorio y la Gerencia General, ya que el Presidente era un hombre con una visión muy humana. Como era de esperarse el Presidente le dijo al Gerente General que invertir tiempo en mejorar la actitud y las condiciones profesionales no eran una perdida, sino una ganancia y que si se organizaban bien seguramente lo iban a poder lograr. Ese solo comentario irrumpió con fuerza en las emociones del Gerente General y su respuesta inmediata, delante de todos los presentes fue: Ricardo ( Presidente ), ¿para que estoy aquí, y para que tengo este cargo, si no puedo tomar decisiones y me vas a indisponer frente a mi gente?, en el segundo seguido dijo el Gerente: Dejo constancia delante de todos que renuncio a mi cargo y  que los resultados en esta empresa no se podrán alcanzar mientras el Directorio interceda de manera irregular y no nos deje operar como Gerentes que somos, no se puede trabajar así, ustedes deberían también estar de acuerdo conmigo y exponer sus ideas en vez de quedarse callados.

Todos en silencio y el Presidente con mucha calma y de forma muy ecuánime respondió: Vicente ( Gerente General), te daré un consejo que me ha servido toda la vida y talvez te pueda ayudar: <<No tomes una decisión permanente, ante una emoción del momento> y es un mensaje que no es personal, pues se los quisiera transmitir a todos y luego de eso se levantó y le pidió al Gerente General que revaluaran la posibilidad de seguir adelante con el Plan y que solucionen el problema de los tiempos, pues había visto que el tema de desarrollar habilidades era necesario desde las cabezas y que bueno que haya pasado todo esto, porque nos ayuda a ver que necesitamos ayuda de manera permanente para realizar nuestro trabajo y para tener presente a las personas que trabajan con nosotros.

La verdad es que la situación que se presenta en este escrito es difícil y talvez muchos de los que están leyendo podrán analizar el tema desde su perspectiva: talvez le falto tino al Presidente; No fue el lugar para exponer al Gerente delante de todos; La reacción del Gerente se desbordo y quedó expuesto delante de todos; Los otros Gerentes debieron hacer algo, pues para eso tienen roles de Liderazgo, en fin, muchas conclusiones y análisis, pero lo que si es cierto es que la respuesta del Presidente, fue profundamente sabia y es el espíritu de lo que quiere transmitir este caso. Cuando las emociones negativas nos gobiernan, muchas veces cometemos actos de los que no somos conscientes, porque estamos tan llenos de adrenalina internamente que estallamos con lenguaje verbal y no verbal de manera errónea, dejando de lado la cordura y perdiendo el control que no nos lleva a nada bueno. Y esta situación, no se da solo en la vida profesional, sino también en la personal y es fuente de muchas discusiones, y situaciones que nos lastiman.

El imprudente es aquel que arremete contra sí mismo, aunque cree que lo hace con el otro, pero es él o ella quien al final va a exponer un lado negativo de su personalidad, que no está controlado o al menos regulado. En esta época de tanto cambio, responsabilidades, estrés y falta de tiempo, la inteligencia emocional es de las competencias más valoradas y necesarias para lograr grandes cosas en el vida. Trabajemos en nuestro interior, estudiemos, practiquemos, escuchemos, preguntemos antes de dar algo por hecho y hagamos nuestro plan interno, tal cual como ponemos nuestro intelecto para desarrollar otro tipo de planes, empecemos por el más importante el de ser mejores cada día.

Autor: Francisco García Garaicoa.  

Redes Sociales: @panchogarciaec 

Resumen Profesional: Ingeniero Industrial, Master en Dirección de Personas y Liderazgo, Master en Economía Solidaria e Innovación Social, Diplomado en Dirección Estratégica, Diplomado en Business Coaching, Diplomado en Inteligencia Emocional, Especialidad en Desarrollo de Emprendedores, Especialidad en Responsabilidad Social Empresarial. 

Presidente de la Camara de la Pequeña Empresa del Ecuador, Director en BonumPraxis y el Centro de Desarrollo de Habilidades del Ecuador, Director en Fundación Acción Solidaria. 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

LA IMPRUDENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA

14/06/2019

1/10
Please reload

Posts Recientes 
Please reload

Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
Other Favotite PR Blogs

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Búsqueda por Tags
Please reload