© 2019 por @panchogarciaec. 

  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
Posts Destacados 

13 Factores a considerar para el crecimiento profesional y el desarrollo de competencias.

 

Las competencias hoy en día, son cada vez más valoradas por las organizaciones. Años atrás, un colaborador que cumplía muy bien con su horario, y hacia exactamente lo que el jefe le decía, se consideraba un buen colaborador y era, con certeza, el llamado a crecer dentro de la jerarquía interna, por su fidelidad sin importar la inercia de su creatividad. En estas épocas, estas situaciones han cambiado en gran medida, aunque en la realidad latinoamericana, aún hay empresas y empresarios que consideran que un buen colaborador, es aquel que prácticamente le rinde pleitesía, o se queda haciendo tiempo en la oficina hasta altas horas. Estamos en una época, donde la creatividad, la innovación y las ideas, sumadas a las competencias y a la ética de las personas, tienen un alto valor para el mundo empresarial y el desarrollo social, porque genera rentabilidad y oportunidades, y crea una cultura cada vez más abierta a escuchar las opiniones de los colaboradores.

Las ideas y  competencias bien desarrolladas de un(a) profesional, pueden ser aprovechadas para beneficio del crecimiento de la organización, bajo una mirada ética e integral, para beneficio de todos, quienes son parte de la misma, con una visión y una misión clara. A continuación se presentan algunos factores que son considerables para el desarrollo de competencias y que pueden ayudar tanto a profesionales, como a empresarios: 

 

1.-La Capacitación. Muchas personas que se capacitan solo por capacitarse, y muchas empresas, gastan en la capacitación de sus colaboradores, sin mayor análisis. La empresa hoy en día, está obligada a conocer las características, las habilidades de ese colaborador, para aprovechar así los recursos que se invierten en la capacitación, y las nuevas técnicas o actualizaciones que adquiere el capacitado, para que tengan impacto dentro de la empresa y su cultura. Así mismo el profesional debe ser más fino, más específico. Buscar ser muy bueno, en lo que realmente tiene condiciones y oportunidades. No dejes todo al sentido común, genera criterio, y en esto la formación es importante.

 

2.-La Visión. Si un profesional no tiene Visión, no aspira a ser más, no se plantea metas que lo vayan superando por plazos, definitivamente se va a quedar en el tiempo. No solo está limitada su visión, sino que además se queda sin oportunidades. A su vez, el empresario sin visión, se limitará a la operación, sin ver más allá, estancándose en su verdad y su iniciativa, obviando la posibilidad de explorar y desplegar a sus colaboradores. Un profesional con visión, busca siempre mejorar, avanzar, cambiar, conquistar y sobre todo lograr. Un empresario con visión puede generar, explorar, crear, innovar y desarrollar. La Visión nos convoca a crecer y nos exige a desarrollar nuestras competencias. 

 

3.- El Liderazgo. El Líder de hoy, no puede contentarse con la ejecución de las tareas operativas, perdiendo y dejando de lado, lo más importante: La estrategia. Esta estrategia, debe incluir ante todo a las personas, al capital humano con el que se logran los resultados, debe considerar las ideas, debe escuchar lo que tienen que decir y rescatar las ideas más creativas e innovadoras. La función del Líder de hoy, busca la Integralidad, una gerencia que practique con el ejemplo, que convoque con las acciones y que arrastre por sus principios y valores. El Líder es en gran medida, el responsable del desarrollo de competencias, dentro de una organización, porque está en sus manos, participar, acompañar e identificar. 

 

4.-La Comunicación. Es necesario que la comunicación fluya dentro de la empresa y de la cultura como tal, una oportunidad de comunicar, significa una oportunidad de crecimiento y de posible desarrollo. La comunicación a todo nivel, desde el más grande (nivel jerárquico en el Empresa), así como hasta el más pequeño, debe fluir. Es a través de la comunicación que las competencias se empiezan a identificar y posteriormente a desarrollar. 

 

4.- La Valoración. Darle el puesto que merece la persona, dándole valor a sus ideas y a su trabajo; una persona motivada, y con oportunidades, genera mayor producción, mayor capacidad de hacer mejor las cosas. La cadena de valor de una empresa empieza en la valoración de las personas, porque son ellas quienes hacen que las cosas sucedan. 

 

5.- Las Oportunidades. La generación de planes de carrera dentro de  las empresas son mapas a seguir, son rutas que indican a donde puedes llegar, pero también una motivación para ir alcanzando las metas y los indicadores que en ese plan se proponen. Algunas de esas personas, van a ir desarrollando competencias, por el solo hecho de querer crecer y ver que están a su alcance las oportunidades. 

 

6.- La Constancia. Quien no es disciplinado para conseguir lo que quiere, logrará llenarse de mil cosas a la vez, sin que esto signifique un gran logro. Aquella persona que es constante, y que avanza con la mirada y las acciones firmes en lo que busca logrará resultados en lo personal y profesional. Las competencias que desarrolle, serán sostenibles en el tiempo, porque fueron logradas con constancia, trabajo,  esfuerzo, dedicación. Pero es importante que, aún y cuando las personas tengan un talento que resalte por encima de las demás, necesitará practicar. No olvidar la humildad.

 

7.-La Curiosidad. La sana curiosidad es importante, el no quedarse solo con lo que está en el manual de funciones, sino que también nos levantamos de la silla, conversamos con los compañeros, con los superiores, con los obreros, con los maestros, con los conserjes, con todo aquel pequeño o grande del cual podamos aprender. Aprendemos del producto, del servicio, busquemos como mejorarlo, pensemos en qué y cómo podemos hacer las cosas mejor, veamos otras posibilidades y perspectivas. Debemos siempre estar atentos, alertas, aprendiendo con la visión, con el oído, con la investigación, siempre estar inquietos y atentos a los detalles.

 

8.-La Inteligencia Emocional. El control de las emociones es clave para evolucionar dentro de un puesto de trabajo, o un emprendimiento. Las personas que saben controlar sus emociones y que no se dejan llevar por las situaciones coyunturales, tales como la ignorancia, la falta de cultura, la ambición, la indisciplina, los antivalores, la inmediatez, entre otras cosas que nos pueden jugar un partido en contra. Estas personas, tienen mayores capacidades desarrolladas y por ende, han trabajado mejor en sus competencias. 

 

9.-El Protocolo. El saber, donde estoy parado?, junto a quién?, la forma de tratar, el buen manejo de mis relaciones, no confundir las cosas, no dejarme llevar por las confianzas, manejar la sana distancia de las personas en cargos Directivos, no aceptar regalos de proveedores, no caer en la tentación del dinero, no mirar a las personas como si fueras más que ellas, no discriminar, no juzgar sin saber y sin conocer. Todos estos temas, y varios más son necesarios analizarlos y tratar de practicarlos. Nunca se debe romper los protocolos. 

 

10.-El Riesgo. Es parte del aprendizaje, de la lucha por avanzar y por conseguir las metas propuestas, dentro de todo crecimiento, hay riesgos implícitos, y en el ámbito del desarrollo de competencias, muchas veces nos vamos a equivocar, pero quien se queda es aquel se acepta el riesgo como parte del ir por más.

 

11.-Los Extracurriculares. La participación en actividades de la vida diaria, de la empresa, son importantes, un juego de futbol, un deporte, la ayuda social, la música, el baile, viajar, correr, crear, colaborar, incentivar, y muchas otras cosas que regulan nuestra mente y nos hacen ver más allá de lo que tenemos al frente, nos ayuda a equilibrarnos, a liberar estrés y a generar competencias.

 

12.-El Lobby. Las relaciones en la vida y en la empresa, son necesarias. El ser humano, es un ser de encuentro, de socialización. El profesional debe tener en cuanta y desarrollar, esta importante competencia de comunicación, que le permite relacionarse, para generar empatía, dialogo. El ser muy bueno en lo que hago, no basta, de hecho hay muchas personas que tienen un gran curriculum, pero que se quedan estancadas, por que no tienen esta habilidad, o porque la tienen, pero nunca vieron la importancia de desarrollarla. 

 

13.-La Solución. Una persona que soluciona, que no se enreda, que no se cuadricula, que no se ciega ante las múltiples soluciones que pueden existir, para los múltiples problemas que tenemos en la vida diaria y en el trabajo, es una personas que tiene muchas posibilidades. En el marco de competencias, estas personas que solucionan y que no se complican la vida, tienen la posibilidad de crecer más rápido y de lograr sus objetivos.

 

Autor: Francisco García Garaicoa (Twitter: @garciagaraicoa)

Ingeniero Industrial, Master en Dirección de Personas y Liderazgo, Postgrado en Business Coaching, Postgrado en Dirección Estratégica, Candidato al Doctorado de Business Administration ( Liderazgo Organizacional), Miembro del Directorio de la Cámara de la Pequeña Industria del Guayas, Director Adjunto para Fundación Acción Solidaria, Director Regional para BonumPraxis International, Articulísta para la revista Criterios de la Cámara de Comercio de Quito, Catedrático, Emprendedor y Consultor.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

LA IMPRUDENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA

14/06/2019

1/10
Please reload

Posts Recientes 
Please reload

Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
Other Favotite PR Blogs

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Búsqueda por Tags
Please reload